miércoles, 26 de septiembre de 2012

Reseña: La comadrona de Venecia [Roberta Rich]

Comparte

Título: La comadrona de Venecia
Autor: Roberta Rich
Editorial: Singular
Páginas : 283 páginas
ISBN: 978-84-15239-93-2
Sinopsis: Hannah Levi es una comadrona conocida en la Venecia del siglo XVI por su habilidad en los partos complicados. Cuando un conde cristiano se presenta una noche frente a la puerta del gueto judío para implorarle que atienda a su esposa parturienta, al borde de la muerte, Hannah se ve obligada a tomar una peligrosa decisión: no solo está prohibido que un judío atienda las necesidades sanitarias de un cristiano, sino que también se castiga con la tortura y con la muerte. La decisión que toma la involucra en una tradición familiar que pone en riesgo la vida del bebé y su viaje a Malta, donde su esposo, creyéndola muerta por la peste, se prepara para emprender una nueva vida.

Hannah, la mejor comadrona de Venecia está en su casa cuando, de pronto, aparece en su puerta un conde cristiano que le pide ayuda. Su mujer lleva muchas horas intentando dar a luz, pero el bebé todavía no ha nacido. Aunque el rabino le recuerda a Hannah que los judíos tienen prohibido atender necesidades sanitarias de los cristianos, ella acepta con una única condición: que le pague 200 scudi. No quiere hacerse rica ni nada similar, su marido está secuestrado en Malta y lo más probable es que le estén vendiendo como un esclavo. Piensa en ese dinero como en el rescate, tiene que volver a verle lo antes posible. La decisión que toma Hannah de atender a la condesa implica mucho más, porque si algo sale mal, todo el gueto judío estará en peligro. Pero ella está segura, así que cogiendo todo lo que va a necesitar, es acompañada por el conde hasta la casa de éste. Nada más llegar y ver a la parturienta se da cuenta de que, seguramente, es el parto más difícil que tendrá que asistir. Y ya no hay vuelta atrás, la decisión está tomada. El bebé que tiene que nacer no es un simple niño, es quien lo cambiará todo. De pronto, Hannah se verá envuelta en una historia ajena donde correrá muchos peligros que harán que su vida se tambalee. ¿Conseguirá Hannah salvar al bebé? ¿Y a la madre? ¿Qué consecuencias podría traer el fracaso? ¿Qué está ocurriendo con Isaac, el marido de Hannah? 

La comadrona de Venecia es una novela histórica que contiene muy buenas descripciones de la Venecia del Renacimiento, cuenta con un gran trabajo de documentación. Bajo mi punto de vista la autora no se corta un pelo al escribir, si tiene algo que decir, lo dice sin tapujos, como si fuera lo más natural del mundo. Es decir, está todo muy bien explicado y tiene muchos detalles. 

Los personajes que aparecen en la novela son pocos, en mi opinión. A pesar de eso, cada uno tiene un papel muy importante que ayuda al desarrollo de la trama. Tenemos un narrador externo omnisciente que va persiguiendo a Isaac y a Hannah, permitiéndonos ver dos escenarios e historias diferentes. De Hannah podemos decir que es un personaje fuerte, durante toda la novela tiene que tomar una serie de decisiones muy importantes que cambian su vida por completo. Y hay que tener en cuenta que nos situamos en el siglo XVI, las mujeres no lo tenían nada fácil. 

Por último debo decir que, aunque no lo parezca, el vocabulario es muy sencillo, es una buena apuesta para aquellos que nunca han leído una novela histórica y quieren empezar a hacerlo. Me gustaría añadir que el final me ha parecido muy simple, poco desarrollado. Como si la autora hubiera optado por el camino fácil. Quizás también es un poco predecible, no sé, eso ya a gustos de cada uno. 


Le doy un 4/5, me lo he leído en un par de días porque es corto y rápido de leer, lo que he dicho del vocabulario sencillo ayuda y la buena trama es la clave. 

3 comentarios:

  1. Desconocía esta novela, me ha llamado la atención principalmente por desarrollarse en Venecia. Se agradecen de vez en cuando lecturas rápidas. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. La leí en inglés. Me pareció genial para llevar a una vacación. Se lee rápido. Está muy buena!

    ResponderEliminar

En primer lugar, ¡muchas gracias por comentar! Recuerda que tus comentarios hacen que este blog tenga sentido.